2008/02/19

Lo que no te dije (primera parte)

Hubo un tiempo en que él y yo nos confabulábamos para escribir aquel que vi que sentí de los tiempos escolares pasados, cuándo acallábamos nuestras mutuas ausencias con la esperanza de vernos al final de todo en ese café con sándwiches deliciosos, donde pasamos el tiempo y los tiempos se tronaron sublimes, secretos, de ese de tipo de cosas furtivas, solo entre nosotros.

Un día te regalé todos los archivos de lo que escribimos juntos, te los regalé cuando te asechaba, porque no sabía como decirte que te quería junto a mi, que te comenzaba a extrañar, en cada espacio de tiempo en que no estabas, que algo en mi requería un mundo donde estuvieras tu, donde ya no te fueras.

2008/02/10

La fina y afilada fuerza de un bisturí




Yo creo que las relaciones afectivas
co-dependientes se van afinando y afilando con los años, aún recuerdo cuando veía esas películas francesas sumidas en la trama del amor enfermo y lloraba y lloraba durante la proyección, luego me acostumbré al mismo texto una y mil veces y eso solo pasó de largo en la pantalla y en mi vida.

Millennium Mambo podría ser una película que estaría en la lista de las que me hacen llorar aunque ya no lo hace, hace otras cosas pero no que llore, trata de una chica enamorada de dos hombres, con la fabulosa capacidad de enfrascarse en relaciones del grado co-dependiente álgido. Narra con hechos el como se confabularon las circunstancias para crear su historia, lo mejor son esos bloques de largísimos planos secuencia que tienen la particular magia de superar los insoportables tiempos muertos de ese cine del pasado, es ágil, con movimientos de cámara, pero sin mareos. No recomendada para aquellos que tengan la expectativa de olvidarse de si mismos en una trama no solo digerida si no vomitada a modo de una narrativa audiovisual sencilla y emocional; en este caso no es emocional si no de emociones. Si tienen en el espacio y el tiempo justos, revísenla, es buena. Ha!!! y como extra la protagonista es una verdadera escultura, así que ya de perdida, al menos estéticamente se van a entretener.